Buscar en este blog

Cargando...

lunes, 5 de noviembre de 2012

BANCA: LOS PIOJOS HUMANOS


Antes de empezar, me gustaría indicar que conozco bien a los bancos. He trabajado en seguros de hogar, de casa, venta y tramitación de productos financieros para el Santander CH, para el Citigroup, BBVA y otros afines a petroleras españolas como Repsol. Todo ello previo a dedicar mi vida al derecho. He convivido con la economía y la banca desde pequeño, pues familiares muy directos han trabajado en ella. Al igual que he vivido con los medios de comunicación más ultra derechistas  pues otros familiares han sido altísimos cargos de la COPE, el extinto diario YA y el grupo de la Conferencia Episcopal.

Este artículo va dedicado a las personas de a pie que todavía creen en la justicia de los bancos, banqueros, iglesia y sus medios de comunicación. Son lo mismo o algo muy parecido y, desde luego, luchan por los mismos intereses.

Hace tiempo que se va viendo a la dación en pago como la solución al problema de los créditos hipotecarios. Hay todo tipo de opiniones y todas ellas muy respetables, pues para gustos colores, como se suele decir. El problema es que que hay que filtrar los "gustos" y los "colores" por intereses y hay que estar muy listo para hacerlo, pues los argumentos de unos y otros son basados en los principios de oportunidad y "legalidad". No de conocimientos, ética ni razonabilidad.

Primero quiero dejar claro de donde viene el término hipoteca. Es una palabra griega y un sistema de "prenda" que utilizaron sobre todo los romanos y que claramente se está malinterpretando hoy en día (por los principios de oportunidad y legalidad), creando confusión y aprovechamiento de los recursos ajenos y provocando un enriquecimiento injusto de unos sobre otros. Si yo compro una casa, que es a lo que se refiere hoy en día el término hipoteca (antiguamente no, o no solamente), prometo el pago de dicha casa o si no la doy en prenda al vendedor. Es decir: dejo en prenda el mismo bien que adquiero. Por lo que no es prenda, es hipoteca. Eso es lo que dice el derecho romano, uno de los pilares en los que se basa nuestra civilización occidental.

El préstamo de dinero se llama crédito personal, que hoy en día viene asociado a unos intereses añadidos durante un tiempo cierto.

El malabarismo bancario ha provocado la fusión de los dos términos, en un galimatías jurídico que cambia cada poco (pues se basa en el principio de libertad de contrato entre dos partes).

Bien, pues si yo presto dinero y me convierto en un banco y la persona a la que se lo he prestado no me lo devuelve, lo que querré siempre es que devuelva dicha cantidad cierta más los intereses, más la mora (porcentaje añadido por la tardanza, como castigo a no cumplir los pagos) o, según la ley vigente, expropiar bienes personales y sacar dinero por ellos hasta que se vea cumplida la deuda. Pero esos bienes NUNCA deberían ser (por ley) la única vivienda que tiene o las herramientas personales que le permitan vivir con dignidad humana.

Pero eso en el caso de las actuales hipotecas es papel mojado. El problema es que si es una hipoteca, el banco compra la vivienda y la coge en prenda si no se le paga. Ese es el acuerdo. O debería de ser. Pero no: la ley les permite quedarse con la vivienda (sea única o no), con la del avalista si tampoco puede pagar (sea única o no) y por si fuera poco, exigir el pago de una cantidad más intereses más mora, como si fuera un crédito personal. Eso no es todo, pues si el que tiene que devolver el dinero antes de que le embarguen, quiere hacerlo, se encuentra con un sospechoso silencio, papeles extraviados y largas y más largas. Señores, eso no es una hipoteca legalmente establecida, les guste o no.

En cada uno de mis múltiples trabajos previos al mundo del derecho y en todos mis cursos profesionales para convertirme en un hombre de "provecho", me han dicho la misma frase: "convierte tus debilidades en tus fortalezas" o bien "de una situación mala, genera una oportunidad". Deberíamos saber que esta gente piensa así. Ellos no paran de proclamar en sus medios de comunicación el enorme problema que sufren por la cantidad de pisos y edificaciones en "stock" que poseen. Que si la crisis, que si España y la UE les tendrá que dar dinero para no quebrar. Entonces ¿Por qué hacen todo lo posible para que la gente no pueda pagar su hipoteca? La respuesta está bien clara, por lo menos para mi que he trabajado con ellos: convierten una supuesta situación mala en una oportunidad, quedándose con las propiedades para que los impuestos de los ciudadanos vayan a engrosar sus arcas, con la excusa de que los bancos son necesarios para la prosperidad humana. Simple. Sencillo. Tonto.

Por supuesto han creado una situación económica horrible, el peor de sus escenarios (calculados hace años para obtener beneficios a corto y medio plazo). Cortan los créditos a las empresas medianas y pequeñas con la excusa de la cantidad de pisos en stock y las deudas que tienen. Dichas empresas despiden a los empleados por no poder pagarlos y se deshacen de las subcontratas y proveedores. Las subcontratas y los proveedores despiden a sus empleados por no poder pagarlos. Convencen a las administraciones (con dinero o privilegios, supongo) para que despidan a los trabajadores públicos. Así, se podrán quedar con las propiedades de aquellos que tuvieran "hipotecas" (cuestión de estadística), su dinero y además pueden coger más dinero de nuestros impuestos por su mala situación. Ellos ya ganan dinero con el Banco Central Europeo y los gobiernos, no les hace falta conceder créditos como antes. 

Me recuerdan bastante a un piojo que chupa la sangre agarrado a un cabello. Sin hacer nada, sólo creando picor y molestia.

Me sorprende que todavía haya personas que crean ciegamente en estas instituciones privadas y además los defiendan. Leyendo una noticia me he encontrado con el siguiente comentario:
"Me parece de pena y fatal lo de la dación en pago... Yo mañana me compro un maseratti de 8 kilos a credito, no lo pago y cuando a los tres años me lo quitan les digo..."ahi lo teneis" y esos tres años he usado un maseratti por la cara y lo deuelvo y estamos en paz... Eso es la solución para los jetas y los que no asumen sus responsabilidades, yo estoy a favor de que los morosos paguen y sino que les conste la deuda por toda la vida, eso es lo justo y lo correcto, nadie les puso una pistola en la cabeza para endeudarse, ellos y solo ellos son los culpables." (perdón por las faltas de ortografía, lo he copiado literalmente).

La ignorancia es muy atrevida y supongo que hablar a través de la voz corporativa de los bancos, es decir, del lavado de cerebro de sus medios de comunicación afines es muy fácil, pues crees saber lo que estás diciendo. Confusión que crea confusión. Hipoteca es hipoteca, dejemos de lado la dación en pago, pues está implícito en el propio término. Si yo pido un crédito lo tendré que pagar. Si yo pido una hipoteca, si no pago, tendré que devolver la "prenda". Así es como funciona.

Estoy harto de la manipulación, del lavado de cerebro, de las insensateces, de la falta de ética y de justicia, de falsas democracias, de los principios de oportunidad y legalidad de los bancos y de los piojos humanos en general. Todos ellos nos dan a entender que no se puede luchar contra ellos, pero no es así. Son cuatro, no tienen razón y hacen mucho ruido. Nos tenían engañados. Poco a poco la sociedad se vertebra a si misma de nuevo con principios éticos que jamás se debieron de abandonar, con principios democráticos, excluyendo, simplemente excluyendo a los piojos humanos que sólo quieren nuestra sangre. Jueces, policías  funcionarios públicos, trabajadores y empresarios de pequeñas y medianas empresas, incluso algunas cajas de ahorros públicas que sobreviven... todos buscan una solución (y la encuentran en muchas ocasiones como PAH o STOP desahucios en el caso que nos ocupa), generando justicia, cambio, ética... granjas de alimentos ecológicos (a pesar de las limitaciones de la legislación, no se imaginan la cantidad de problemas que ponen), cooperativas integrales, energía alternativa (limitaciones legales gracias a las grandes compañías energéticas), ayuntamientos y comarcas que consultan al pueblo...

¿Qué puedes hacer tú? Es muy sencillo: infórmate  anda listo y no te dejes engañar por unos y otros, colabora con las pequeñas tiendas locales y no con los mega centros comerciales, compra cosas que necesites de fabricantes y agricultores locales, si puedes, saca tu dinero de tu banco (que no es tuyo), pide a tu ayuntamiento que cuente con tu voz y voto, si eres ingeniero piensa alternativas ingeniosas y haz inventos sin patentes y si patentas no la vendas a Repsol o Endesa, convierte tu empresa en democrática (saldrás ganando), sal a la calle a pedir Democracia 4.0, actúa con honestidad en tus relaciones humanas (no creas lo que ellos te dicen, eso de que no puedes), si eres médico atiende al inmigrante aunque no te dejen tus jefes... Hay miles de propuestas más para que esto cambie a mejor y no las puedo enumerar todas. La mayor parte nacerán de cada individuo y no de forma colectiva.

Si se puede.

Vamos a quitarle los piojos a la humanidad, no podemos vivir con tantos picores.


Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada